LOS ADULADORES

en Columnas

LOS ADULADORES 

LOS PRIMEROS ENEMIGOS DEL POLÍTICO EGÓLATRA

Artículo de Chencho Pulido
adulador

 

Adular: Alabar excesivamente a alguien, generalmente con fines interesados.

 

 

"No es cierto, te ves muy bien"

"Todo está bien, mentiras, no les hagas caso"

"Él no te quiere"

"Él no te puede ver"

"Ellos se equivocan"

"Él trata de perjudicarte"

"Ellos (los lideres) están mal"

"Nosotros no te vamos a dejar"
"En ellos no confíes"

"No les hables"

"No te dejes"

"Y a ellos por qué?"

"No les contestes"

"Ya no los necesitas"

"Para qué los quieres?"

"Comoquiera ya votaron por ti"

 

Estas son solo algunas de las palabras comunes entre miembros de un grupo de aduladores que son los que conforman el primer anillo cercano a un mandatario ególatra electo por voluntad popular. Esto se da desde un Presidente Municipal, un diputado, un senador, gobernador y el propio presidente de la República (con los miembros de el corral de la ignominia de San Lázaro) según muestra la historia de la política en México y en el mundo.

Los aduladores están a la defensiva, son inestables y se mueven como las hojas que lleva el viento de un lado para otro cuando no les permiten imponer su voluntad. Se ubican siempre cerca del tipo que recibe el poder otorgado por el pueblo a través del voto, si ellos quieren y los dejan, son el primer espejo del mandatario ante la población, al cual incluso le merman su amistad hasta con sus amigos de infancia, muestran caras sonrientes durante toda la campaña y en tiempos de política, luego una vez obtenido el beneficio, muestran su verdadero rostro.

Son “el uno para el otro”, déspotas, arrogantes, soberbios e inaccesibles, son el grupo de hipócritas que exhiben al mandatario o a su jefe en su etapa de metamorfosis la cual sufre el hombre cuando llega al poder. Pero no es solo eso, ellos, tan son el primer enemigo del político, que comienzan a controlarlo todo, colocan a sus familiares y allegados en las principales posiciones del servicio público y pasan por encima de los compromisos contraídos por el elegido con el pueblo a quien ellos mismos cierran las puertas para que este no tenga mas contacto con quienes le otorgaron el voto, mejor dicho, son los primeros traidores, los que engañan y “chamaquean” a su primer víctima, que es el mandatario que juró lealtad a su pueblo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*